El tiempo - Tutiempo.net
19:33 hs. - Jueves 21 de Marzo de 2019 Corrientes, Argentina.
 Cotización del dolar: Compra $38,88  |  Venta $40,71
Interior

Viernes, 15 de Marzo de 2019
PAREJA JUZGADA POR DROGAR Y QUERER PROSTITUIR A UNA MENOR DE 14 AÑOS

Según dijo la víctima, en un “pool” de Paso de los Libres, los acusados Eliza Aurora Argüello y José Luis Dallanora pretendieron que mantenga relaciones íntimas con unos desconocidos durante un episodio ocurrido en 2011. Ayer inició el juicio en el Tribunal Oral.

Un sitio sindicado como un prostíbulo en Paso de los Libres, por el que habrían pasado más de 109 mujeres, está apuntado como el lugar donde una menor de 14 años dijo que quisieron obligarla a prostituirse y que incluso cree que fue drogada para que mantenga relaciones íntimas con desconocidos en dicho lugar. Por el caso está siendo juzgada una pareja, Eliza Aurora Argüello y José Luis Dallanora, quienes ayer llegaron al Tribunal Oral de Corrientes, donde se realiza el debate.

El caso inició en 2011, pero por mucho tiempo la causa estuvo “traspapelada”. El expediente fue iniciado por el entonces fiscal libreño, Benito Pont, quien luego renunció al estar imputado de ser parte de una red de trata de personas en Paso de los Libres. Justamente esta causa tiene conexión con la del exfiscal federal.

El 17 de noviembre de 2011, la Policía de Paso de los Libres recibió un llamado de un hombre, quien dijo que fue a un local llamado “Kilómetro de Oro”, a la altura del kilómetro 7 y en medio de la Ruta 117, y que allí le ofrecieron tener sexo con una menor de edad a cambio de un pago de 500 pesos, ante lo cual el denunciante se negó, se fue y llamó a las autoridades.

Luego de esto, los agentes provinciales fueron y se encontraron con la menor. Luego se dio intervención a Gendarmería que se ocupó de asistir a la jovencita y además registró la presencia de los imputados (señalados como los encargados del lugar) y la presencia de otros tres hombres.

En el procedimiento, se secuestraron dos automóviles, se tomaron fotografías del sitio, celulares y documentaciones en las que se registraban distintos “pases” y una gran cantidad de nombres de mujeres que serían más de 109. Del análisis de los teléfonos hubo mensajes de texto que fueron enviados durante horas de la medianoche que aparentemente serían para pedir ayuda: “¿Eli, donde estás?, vengan no quiero estar acá”, fue uno de estos mensajes. El resto tenía el mismo tenor.

Debe señalarse que los “pases”, como es habitual en casos de trata sexual, se refiere a un pago que un hombre realiza para estar con una mujer. Es un método con el cual se busca endeudar a la víctima de trata sexual como forma de asegurar de que no intente liberarse de la situación de explotación sexual. Se usa la modalidad conocida como “copas”, en la cual se le da una bebida alcohólica para endeudar a la víctima de trata.

Según contó en la declaración que brindó en esa época la víctima de este caso, la jovencita de 14 años durante el 2011 se hospedó en la casa de una vecina llamada Sonia, ya que había tenido problemas familiares y se había ido de la vivienda donde residía con su madre y padrastro.

En ese sentido debe remarcarse que la víctima estaba sumida en una situación de vulnerabilidad y desintegración familiar, lo cual es importante entender, ya que es considerado un agravante para los cargos de trata de personas que enfrentan los acusados.

Así las cosas, en el tiempo que estuvo viviendo en la casa, la hermana de Sonia, Eliza Argüello, le contaba del lugar donde las “chicas iban a acostarse con tipos por buena plata” y dichos del mismo tenor, que obviamente buscaban convencer a la menor.

Así es que dijo que un día, Eliza le pidió a la muchacha ir hasta “Kilómetro de Oro” para buscar pertenencias que la acusada supuestamente tenía allí. Cuando estaban en el sitio, la menor dijo que le dieron un vaso de gaseosa que, al tomar un poco, le provocó mareos y cierta somnolencia ante lo cual sostiene que habría sido drogada. También dijo que los acusados le propusieron tener relaciones con un desconocido, ante lo cual se negó.
Luego de esto, se produjo el allanamiento del sitio.

Al respecto, ayer se presentó la víctima ante los jueces para contar lo ocurrido. Sostuvo, en ese sentido, que estuvo en una pieza durante un largo tiempo, que le dieron una bebida y que luego vino un hombre a querer mantener relaciones sexuales, ante lo cual se negó. Luego vino la Policía.

Quien también declaró fue la imputada Eliza Argüello, quien negó que haya intentado que la menor se prostituya, a pesar de que señaló que sí fue ese día con la jovencita al local para buscar unas pertenencias, ya que se había separado de Dallanora.

La acusada dijo que si bien el local estaba a su nombre, el que se encargaba era el hombre y que ella quería cerrarlo y que ese sitio iba a ser una parrilla, por lo que estuvo durante poco más de un mes sin abrir las puertas. Luego se produjo el allanamiento. “Dallanora de tanto en tanto lo abría, pero yo había avisado a la Policía que estaba cerrado y ellos se iban a verificar”.

“El lugar funcionaba como un pool. Por ahí iban las chicas, iban a tomar y hacían copas”, sostuvo la mujer interrogada por Fiscalía, que preguntó además cuántas habitaciones había en el lugar. Ante esta pregunta, Argüello no fue clara: “Había una, o dos, tal vez tres piezas”, dijo ya que no “recordaba con exactitud”, ante lo cual el fiscal le indicó que eran “cinco las habitaciones”.

Asimismo dijo que se separó de Dallanora porque había un supuesto caso de violencia de género de larga data en la pareja y que incluso el hombre andaba con muchas mujeres. “Cuando llevó a una, su actual esposa, a vivir allá, me terminé de separar. Él se encargaba de todo el movimiento del local”, dijo.

Con respecto a la llamada a la Policía, dijo que esta fue efectuada por un vecino con el que tenía una mala relación y que, al ser un espacio abierto, advirtió la presencia de la menor y llamó a la Policía para acusarla falsamente.

En cuanto a los mensajes de texto mencionados, sostuvo que estos fueron enviados por su cuñada y no por la víctima de esta historia.

Se dividió la defensa
Debe señalarse que ambos imputados, que llegaron en libertad, estaban siendo asistidos por el mismo Defensor Oficial. No obstante, al contar sobre el presunto caso de violencia de género que habría damnificado a Argüello, la defensa se dividió, por lo que otro abogado pasó a representar al imputado para evitar conflicto de intereses entre los imputados.
Se espera que la semana que viene continúe la audiencia con los alegatos.