El tiempo - Tutiempo.net
18:34 hs. - Sábado 17 de Noviembre de 2018 Corrientes, Argentina.
 Cotización del dolar: Compra $35,09  |  Venta $37,01
Inf.Gral

Viernes, 14 de Septiembre de 2018
MONSEÑOR CASTAGNA, EN CAMINO A SER DECLARADO CIUDADANO ILUSTRE

La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la iniciativa para destacar al prelado por su aporte a la paz social y por su extensa trayectoria eclesiástica. El proyecto pasó al Senado para completar el trámite.

El pro­yec­to de ley de­cla­ran­do “Ciu­da­da­no Ilus­tre” de la Pro­vin­cia de Co­rrien­tes a mon­se­ñor Do­min­go Sal­va­dor Cas­tag­na, ar­zo­bis­po emé­ri­to, ya pa­só al Se­na­do tras ser apro­ba­do por una­ni­mi­dad en la se­sión 19ª de la Cá­ma­ra de Di­pu­ta­dos.

Pa­ra es­ta dis­tin­ción se tu­vo en cuen­ta los an­te­ce­den­tes que con­for­man su ex­ten­so cu­rrí­cu­lum, his­to­ria de vi­da y apor­te a la paz so­cial.

El ar­zo­bis­po emé­ri­to, mon­se­ñor Do­min­go Sal­va­dor Cas­tag­na na­ció en Ge­ne­ral La­ma­drid, Bue­nos Ai­res, el 12 de ene­ro de 1931. Es­tu­dió en el Se­mi­na­rio Me­tro­po­li­ta­no de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res y fue or­de­na­do sa­cer­do­te el 5 de di­ciem­bre de 1955.

Fue Vi­ca­rio del san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de Lu­ján en la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res, lue­go en el del Pi­lar y en la Sa­gra­da Eu­ca­ris­tí­a. Pa­só a la Dió­ce­sis de Ra­fa­e­la, pro­vin­cia de San­ta Fe, jun­to a su pri­mer obis­po, mon­se­ñor Vi­cen­te Faus­ti­no Zaz­pe.

El 22 de ju­nio de 1994 fue nom­bra­do Ar­zo­bis­po de Co­rrien­tes, asu­mien­do el car­go el 27 de agos­to de 1994. An­tes de ve­nir a nues­tra ciu­dad, de­jó ini­cia­da la cons­truc­ción del San­tua­rio Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio de San Ni­co­lás.

El ex­pe­dien­te par­la­men­ta­rio tam­bién se­ña­la que fue re­pre­sen­tan­te de la Igle­sia Ca­tó­li­ca en la Co­mi­sión Na­cio­nal de Jus­ti­cia y Paz y miem­bro del Equi­po Epis­co­pal de Pas­to­ral So­cial.

La par­ti­ci­pa­ción de Cas­tag­na en la his­to­ria re­cien­te de Co­rrien­tes pue­de de­ta­llar­se en un sin­nú­me­ro de he­chos, pe­ro el más so­bre­sa­lien­te sin du­da al­gu­na fue en los me­ses de 1999, en el re­cor­da­do le­van­ta­mien­to de la ciu­da­da­nía que se lla­ma­ría des­pués “Pla­za de la Dig­ni­dad”.